Buscar este blog

Cargando...

Rafa, el conejito con gafas

2 comentarios
Para no hacerme pesada, me ahorro la larga lista de disculpas y excusas por mis largas ausencias, los que ya me conocéis sabéis como me las gasto, así que voy al lío.

Os enseño el cuadrito que hice para Rafa, el hermano mayor de Carmen. 

 Y aprovechando la coyuntura, quiero agradecer todas las visitas, consultas, encargos y nuev@s vecin@s de la casita turquesa, tanto aqui, en facebook y en instagram.... ah! y ahora también estoy en Flickr en cuanto pueda, añadiré el enlace por aquí. Muchísimas gracias a tod@s por vuestra confianza y cariño, me animáis a seguir inventando y trabajando. Os mando un GRACIAS gigante, bueno no, uno galáctico y un abrazo virtual, de los que cortan la respiración y achuchan las costillas y no le quiero echar más sentimiento al asunto que me pongo tontorrona.

Y ya sabéis, para cualquier consulta, duda, encargo o simplemente para saludar, me podéis escribir a lacasitaturquesa@gmail.com 


Besos y abrazos :)











Medida del marco: 25 x 25 cm.











Carmen

8 comentarios
Hola!
 Ha pasado tanto tiempo que ya no sé si he perdido el derecho a tutearos...
Y es que, llegué a ese punto odioso en el que ya no sabes como retomar lo que dejaste hace tiempo, quieres, pero no sabes cómo. Es como cuando dejas de llamar a alguien y cuanto más tiempo pasa, más te cuesta y el tiempo que pasa es proporcional a lo mal que te sientes y cuanto más lo piensas, peor te sientes y por eso dejas de pensar en ello, pero el remordimiento sigue atormentándote y te sientes culpable y malvada a partes iguales y te propones seriamente llamar a esa persona para preguntarle como le va, pero te vuelve a dar la flojera... un despropósito sinfín.
Al final, acabas encontrándote a esa persona por la calle y quieres que te trague la tierra y sientes que a tu lado, el difunto rey Joffrey era una bellísima persona.
Yo no me he encontrado a Blogger por la calle, pero cada vez que veía de reojo el enlace en marcadores, acababa con los ojitos güertos y esa desagradable sensación de que tienes algo pendiente.
Pero hoy, que por cierto, hace un frío que no es propio para estas fechas, he decidido acabar con esta flojera que todo lo abarca y todo lo inunda. Aunque no todo ha sido culear de sofá en sofá, he paseado... mucho, he paseado todo lo paseable, y lo que me queda, gracias a Keka, que desde marzo
me tiene babeando por los rincones y es, en parte culpable de que venga menos por aquí.


Uno de sus pasatiempos preferidos, cotillear desde la ventana